Conceptos prácticos para la atención de las patologías respiratorias en domicilio

 

 

Técnicas de facilitación para expulsión de secreciones pulmonares

 

En México estamos acostumbrados a seguir los consejos de todo mundo, de la mamá, de la abuelita, de la vecina, del tendero, etc; menos del doctor o de algún profesional de la salud. En ocasiones cuando atendemos a nuestros pacientes, nos imposibilita en alguna movilización o técnica de tratamiento, las manifestaciones propias de diferentes enfermedades, por ejemplo: la tos, el flujo nasal continuo, la epistaxis, la insuficiencia esfinteriana, etc., de tal forma que detenemos el tratamiento o se retrasa vez tras vez. No podemos dejar de lado el hecho de que a nuestro paciente tenemos que atenderlo desde el modelo biopsicosocial, de tal forma que no es un brazo roto, o un EVC, o un esguince, etc, sino que tenemos que buscar la forma de ayudarlo, más allá del tratamiento propio de la patología por la que nos buscaron. Es por eso, que en esta ocasión hablaremos de cómo ayudar a nuestro paciente a expulsar flemas derivadas de alguna bronquitis o bronquiolitis, y mejorar la perfusión y volumen respiratorio con 3 técnicas sencillas y no invasivas.

 

Como se dijo en un principio, los pacientes suelen recurrir a consejos de no profesionales, en este caso, lo que el paciente probablemente esté haciendo es: dar palmadas en la espalda cada que siente que la obstrucción por secreción le impide la adecuada respiración; vibraciones de abajo arriba; al dormir colocarse en posiciones que pretenda dirigir las flemas hacia el árbol bronquial superior, provocarse la tos, etc., sin embargo, en muchos de estos casos, estos consejos pueden ser contraproducentes sin saberlo.

 

Antes que nada, necesitamos recordar que anatómicamente, el pulmón tiene forma de Fractal (Pavón, 2018) de tal forma erramos en pensar que las secreciones se acumulan en la base del pulmón, pues derivado de esta forma, entendemos que las secreciones pueden acumularse en cualquier rama del árbol bronquial, regularmente acumuladas en el árbol bronquial medio o en las small airways (vías aéreas pequeñas). Tampoco podemos olvidar que el flujo de aire dentro de los pulmones responden a un flujo laminar lo que hace que el aire que entra o sale, roce continuamente con las paredes bronquiales; en el árbol bronquial periférico el flujo es casi nulo (Comroe, 1974) y por último, considerar que la tos, aumenta la presión espiratoria superior, de tal forma que solo ayuda a liberar los bronquios primarios, tráquea y faringe.

 

Entendiendo estos principios consideremos las siguientes sencillas técnicas:

 

ELPr (Espiración Lenta y Prolongada)

 

El paciente en sedestación realiza una inspiración profunda, después de una respiración norma, posteriormente, realizando una ligera compresión con sus manos a nivel abdominal realizará una espiración muy lenta. Esta técnica mejora la desinsuflación pulmonar, lo que es posible gracias a un tiempo espiratorio prolongado, evitando la aparición de una zona de estrechamiento bronquial. EL efecto que aquí se busca es la depuración preferente de la periferia bronquiopulmonar obtenida por las espiraciones lentas.

 

Drenaje autógeno (DA)

 

Consiste en inspiraciones y espiraciones lentas controladas por el paciente mientras este se encuentra en sedestación, comenzando por la máxima espiración para la movilización de secreciones ubicadas en los bronquios medios y evolucionando después progresivamente hacia La máxima inspiración. La técnica se dirige a obtener mejores débitos bronquiales, gracias a las espiraciones lentas, que los producidos por las espiraciones forzadas. Ayuda a promover el drenaje en los diferentes niveles bronquiales.

 

Espiración Lenta Total con Glotis abierta en infralateral

 

Es una espiración lenta que comienza en la máxima espiración (ERV)y continuada hasta espirar el Volumen Residua (VR)l; el fisioterapeuta toma la precaución de situar la región con la acumulación de secreciones, localizada gracias a la detección de crujidos de frecuencia media mediante la auscultación, en el lado del plano de apoyo, es decir, en infralateral. La elección del decúbito depende de cuál lado desinsufla mejor. Esta técnica invalida por completo los efectos de la gravedad en la técnica de drenaje postural, de tal forma que se plantea una técnica que vaya contra gravedad en decúbito lateral la movilización de secreciones bronquiales y por otro lado la realización de una depuración bronquial efectiva del árbol respiratorio distal.

 

Tos Provocada

 

Ya habiendo realizado las técnicas anteriores, en el momento en que el paciente perciba que sus secreciones se encuentran en un nivel más superior (Tráquea o faringe) puede proceder a expulsar las flemas ayudándose del reflejo tusígeno. Puede ser comprimiendo por encima de la escotadura esternal sobre la laringe tras una inspiración profunda o bien, realizando una inspiración profunda, seguida de una apnea tipo Valsalva y expulsando el aire de forma abrupta. Puede apoyarse presionando su abdomen de inferior a superior en el momento de la tos para aumentar la presión interna.

 

Todas estas técnicas tendrán que realizarse con supervisión del fisioterapeuta y nunca olvidando el trabajo en equipo que bien tenemos que realizar con el médico especialista.

 

Referencias Bibliográficas

 

1.       Pablo Pavón, et. al. Multifractal approach for comparing road transport network geometry: the case of Spain. Universidad de Cadiz. 2018

2.       De Comroe JH. Physiology of respiration, 2nd Ed. Chicago, Year Book Medical Publishers, 1974)

3.       G. Postiaux. Fisioterapia respiratoria en el niño. 1ed. Ed. McGrawHill. Madrid.  2001

 

Autor: José Pedro Enciso

 

SUBIR
WhatsApp chat

Your browser (Internet Explorer) is out of date.
It is no longer supported by Microsoft and therefore may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser here